ESPAI NATURA, EL PRIMER PROYECTO DE VIVIENDA COLECTIVA CONSTRUIDO BAJO EL CONCEPTO HAUS

La salud y el bienestar de los individuos y el entorno son las claves de HAUS. Una manera responsable y creativa de abordar la arquitectura cuyo propósito reside en aportar un valor añadido a la construcción estandarizada.

2015 07 0 2016 VISTA exterior 2 PISCINA 1200x712 webnp

La gestora de proyectos constructivos Marcove y los arquitectos BAILORULL aúnan experiencia y solvencia para crear HAUS. Una innovadora propuesta que apuesta por aplicar criterios saludables a los espacios que habitamos con el objetivo de mejorar la vida de las personas y el medio ambiente.

El despacho internacional de arquitectura BAILORULL es el autor de Espai Natura, una promoción de vivienda colectiva, que se compone de 16 viviendas pasantes –4 por planta– de aproximadamente 140 m2 cada una, que han sido diseñadas para mejorar la salud de los usuarios y del entorno. Situado en Sant Cugat del Vallès, el edificio, a cuatro vientos, goza de una ubicación privilegiada por su conectividad con Barcelona –se halla a tan solo 20 kilómetros de distancia–, y por disfrutar de la riqueza natural que ofrece la vertiente norte del Parc de Collserola.

Tras varios años de investigación continuada y como respuesta a la inquietud de BAILORULL Arquitectura y la gestora de proyectos Marcove, de aportar nuevos estándares a la construcción, surge HAUS. Una manera responsable y creativa de abordar la arquitectura que incorpora a los espacios habitables un conjunto integral de criterios saludables, para mejorar el bienestar de los individuos y el entorno. El primer proyecto realizado bajo parámetros HAUS es Espai Natura y para su desarrollo se ha contando además, con el conocimiento de un grupo multidisciplinar de especialistas y expertos que comparten la búsqueda de la excelencia y la sensibilidad por la salud y la sostenibilidad.

proyects webnp

En cuanto a la descripción arquitectónica del nuevo edificio, y en coherencia con la propuesta de HAUS, éste se ha fundamentado sobre todo en tres principios. En primer lugar, y como respuesta a un estudio que determina que tras la grave crisis del mercado inmobiliario de los últimos 7 años, las familias ya no invierten en el piso “puente”, un espacio de tamaño y prestaciones por debajo de lo requerido, Espai Natura plantea una tipología de vivienda amplia y flexible. Un lugar capaz de adaptarse en programa y usos a las necesidades funcionales que en cada momento puedan surgir por parte de aquellos que las habitan. En segundo
lugar, con el fin de mejorar el comportamiento energético del edificio, y aprovechado la buena orientación del bloque, se han diseñado unas galerías que, al igual que las que caracterizan al ensanche barcelonés, proporcionan a cada vivienda de un espacio climático de uso polivalente. Y por último, para que el proyecto contribuya en la mayor medida posible a respetar el medioambiente se ha apostado por una materialidad sana, que huye de procesos perjudiciales y aboga por materiales sostenibles en su construcción.

A nivel de diseño, el edificio de Espai Natura toma forma a través de un volumen escalonado y compacto, de 50 m por 13,5 m de fondo y de estructura de hormigón armado, que se adapta a la topografía de la calle. Las viviendas, que cuentan con: cuatro habitaciones, una principal y tres dobles, tres baños completos, vestíbulo, sala de estar y comedor pasantes, cocina, lavadero, han sido organizadas a través de espacios amplios y proponen lugares de transición –balcones y galerías, de 1,8 m de ancho– que ofrecen a los usuarios espacios intermedios entre el interior y el exterior.

proyects2 webnp

Estos espacios de transición funcionan como cojines climáticos. La fachada de poniente se resuelve con una galería con cerramientos ligeros de madera de castaño y vidrio formada por tres capas: fachada de
transición, espacio cojín y fachada de cierre que se resuelve con piezas de hormigón prefabricado a modo de brise soleil y que soportan estructuralmente la galería. Su sección constructiva favorece la producción
de calor en invierno, manteniendo el espacio cojín cerrado, y protege del calor en verano al mantener el espacio galería abierto para la ventilación.

La fachada interior se resuelve con un balcón corrido sujeto por tensores, redondos de 8 mm, que cuelgan desde la cubierta y que conforman una barandilla permeable que permite las vistas al paisaje desde la vivienda. Las soluciones pasivas propuestas en Espai Natura, la distribución, la tipología y la galería, permiten el control solar y térmico del edificio, solución, entre otras muchas, que hace posible que no sea necesario la utilización de aire condicionado, y por tanto, hacen la propuesta más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Los criterios con los que se ha desarrollado Espai Natura generan beneficios como la optimización de los niveles térmicos, bioeléctricos y lumínicos; mejoran la calidad del agua y del aire; minimizan el impacto de los campos eléctricos y magnéticos, así como la toxicidad de las pinturas. Además, a través de la utilización de proveedores y materiales de proximidad, se ha garantizado la responsabilidad y la coherencia con la que se ha abordado este proyecto.

Las viviendas de Espai Natura disponen de piscina, zona ajardinada con especies autóctonas del paisaje del Vallès, área de juegos infantil y se creará un huerto que se regará con aguas pluviales. Toda esta zona será de uso común a los usuarios que ocupen otros tres edificios más ya planificados: la fase dos en construcción con un total de 15 viviendas, la fase tres con 20 viviendas dúplex y la fase cuatro con 8 viviendas. Todas ellas seguirán los criterios de HAUS.

El edificio, ubicado en Sant Cugat, ha sido reconocido con una selección en la categoría Arquitectura de los premios FAD 2018, que este año han celebrado su 60 edición; y como finalista en la XV edición de los Premios Catalunya Construcció 2018, en el apartado de Innovació en la Construcció. Espai Natura, además, es el primer edificio residencial de más de seis viviendas en el estado español que recibe la certificación de “cuatro hojas verdes” que otorga el Green Building Council. Por último, es también uno de los primeros edificios residenciales en el estado que consigue la certificación energética A.

BAILORULL Arquitectura y Marcove apuestan por una arquitectura abstracta para reinterpretar las condiciones, la utilización de los materiales y las dimensiones espaciales y por proponer espacios que respiran capaces de responder sosteniblemente a los usos contemporáneos. El reto, popularizar HAUS proyectando, construyendo, rehabilitando y asesorando a terceros en áreas como la vivienda residencial colectiva, sedes corporativas, equipamientos o el ámbito sanitario.

HAUS creando espacios que respiran

HAUS es una manera responsable y creativa de abordar la arquitectura que, a partir de la investigación, mediante la excelencia y con un firme compromiso verso la sostenibilidad, sitúa como centro de los espacios habitables la salud y el bienestar del individuo y el entorno. La experiencia y la solvencia de Marcove como gestores de proyectos constructivos, el conocimiento y la acreditada trayectoria de los arquitectos BAILORULL y el multidisciplinar equipo de especialistas que conforman HAUS proyectan, construyen, rehabilitan y asesoran incorporando en los espacios que habitamos un sistema integral de criterios saludables que mejoran la vida de las personas y el medio ambiente. Desde una visión holística y haciendo uso de tecnologías que contemplamos aspectos tan amplios y variados como la calidad del aire y del agua, los materiales, la eficiencia energética, las radiaciones, la toxicidad, la climatización o la iluminación, HAUS se convierte en solución idónea para crear espacios que respiran.


© Todos los derechos reservados  |  Vía Quatro Comunicación S.L  |  GRUPO VÍA  |  2018