“LA MUJER EN EL SECTOR INMOBILIARIO, UN ACTIVO EN ALZA”

Teresa Marzo, directora general de negocio de VÍA CÉLERE

Que el sector inmobiliario ha cambiado, es una obviedad. No solo en cuanto a procesos y oferta disponible, sino en relación a la imagen que transmite al público. Tras la época de crisis en la que el sector en su totalidad sufrió una gran pérdida reputacional, los participantes comenzamos a actuar con el fin de mejorar esa situación y, en la medida que avanzábamos en la transparencia, hemos trabajado en otro hito vinculado a la nueva situación social, la incorporación de la mujer en el sector.

GrupoVía Teresa Marzo webnp 

Hace solo dos décadas el inmobiliario era un ámbito casi exclusivamente masculino. No solo en el campo de la construcción (desde albañiles, fontaneros o gruistas), sino también en otros campos como arquitectura, financiación o dirección. Sin embargo, y a medida que la presencia femenina ha obtenido mayor acogida en todos los niveles de la economía, en el sector inmobiliario también ha empezado a adquirir un posicionamiento especial.

Este acceso se ha producido de forma gradual durante los últimos diez años, sobre todo debido a la entrada de nuevas compañías en el sector que, tras la crisis, tuvieron que replantearse todos los sistemas y organigramas tradicionales, potenciando una mayor participación femenina. A su vez, la sensibilización social y corporativa en cuanto a la paridad ha tenido en esta última década un protagonismo especial, por lo que las compañías del sector se han posicionado también en este aspecto, buscando una mayor participación de la mujer.

Si bien es cierto que por el momento solo el 9% de los puestos directivos de las empresas inmobiliarias están ocupados por mujeres, la realidad es que nosotras somos las responsables del 45% de las operaciones inmobiliarias realizadas en España, lo que supone un aumento del 60% en solo cinco años, según las últimas cifras ofrecidas por Fiabci España. En el caso de Vía Célere, por ejemplo, el 60% del equipo directivo ya somos mujeres, la Dirección General de Negocio, la Dirección General Corporativa o Dirección General de Operaciones, poniendo de manifiesto la repercusión de estas en áreas, que requieren de gran especialización y, para las cuales las mujeres hemos demostrado tener las mismas capacidades de liderazgo y crecimiento una vez nos han dado la oportunidad de demostrarlo. 

¿Y qué podemos deducir de estos datos? Pues que, pese a que poco a poco ganamos terreno y obtenemos la posibilidad de incorporarnos a un sector clasificado como “masculino” (ya más de la mitad de los empleos relacionados con la actividad inmobiliaria están ocupados por mujeres), aún nos queda mucho camino por delante para alcanzar la paridad real.  

Entre estos retos nos encontramos con uno de los más presentes a todos los niveles, la brecha salarial. Si bien es cierto que en el inmobiliario se experimenta un impacto menor que en otras áreas, aún existe una diferencia del 11,5% entre los sueldos de mujeres y hombres, pese a que la formación, experiencia y valía es similar.


© Todos los derechos reservados  |  Vía Quatro Comunicación S.L  |  GRUPO VÍA  |  2018