Al alza la demanda de edificios que sean energéticamente eficientes

ALFXII ED PLANTAS-SUPERIORE

ALFXII ED PLANTAS-SUPERIORE

Barcelona, 26 de mayo de 2014-. La búsqueda del ahorro y la eficiencia energética están cada vez más presentes en el sector inmobiliario. Inmobiliaria Colonial inauguraba el pasado mes de diciembre las nuevas instalaciones del edificio situado en Alfonso XII, 62, en Madrid, uno de los pocos inmuebles que posee el selecto sello verde Breeam en España y el primero de su cartera con este método de evaluación y certificación en construcción sostenible. El edificio, con 13.135 metros cuadrados distribuidos en 8 plantas, es un ejemplo de sostenibilidad que se concreta en un ahorro del 48% de energía eléctrica, del 50% de emisiones de CO2 y en la reutilización de aguas pluviales. La concesión de esta certificación es un ejemplo de la apuesta estratégica de Colonial por generalizar la gestión sostenible en sus instalaciones. La compañía tiene como objetivo conseguir que toda su cartera de edificios posea una certificación de sostenibilidad a medio plazo. «Nos lo hemos tomado como una prioridad», explica José Luis Pérez Álvarez, director de Proyectos y Mantenimiento de Colonial. Actualmente, cuatro inmuebles del grupo disponen de la distinción Leed, un sistema de certificación para la construcción de edificaciones verdes reconocido internacionalmente. http://www.inmocolonial.com/alfonso-xii-62/

A un nivel más general, la Eurocámara ha aprobado nuevas normas sobre eficiencia energética que permitirán a los consumidores reducir su factura energética y disminuir el consumo de energía de la UE en un 20% de cara al año 2020. Entre las medidas aprobadas, destacan la obligación de ejecutar obras de acondicionamiento en edificios públicos, los regímenes de ahorro energético y las auditorías energéticas a grandes empresas. Gracias a ellas se ahorrarán cerca de 50 mil millones de euros al año.

Por otra parte, el pasado 27 de febrero en el Workplace de Af Steelcase en Madrid, Grupo Vía organizó la jornada «Sostenibilidad para Retail, Oficinas y Hoteles» con expertos que trabajan estos temas. El evento fue inaugurado por Fernando Prieto, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (ANERR) quien en su ponencia analizó las claves de la rehabilitación eficiente y cómo los edificios de estos sectores necesitan una renovación continua, para ello siendo clave demostrar que va a haber un ahorro, cumplir los plazos y precios y así lograr reformas que incrementen las ventas con ahorros potenciales en hoteles de un 35% y en centros comerciales de u 30%.

Sostenibilidad en Oficinas
La tendencia por parte de grandes compañías internacionales a buscar ubicaciones para sus oficinas en edificios que sean energéticamente eficientes es claramente alcista. » No podemos decir que sea condición necesaria para todos los usuario- asegura Josep Mª Piqué, director de oficinas de Aguirre Newman– aunque a día de hoy, otros drivers como el económico son los que más pesan sí es cierto que para empresas de cierta dimensión y personalidad corporativa la eficiencia y certificación energética es un factor que puede ayudar a perfilar una decisión. Parece evidente de que es una tendencia en aumento y que esta variable cada vez tendrá más protagonismo en los procesos de búsqueda en el futuro».

Y es que «En el contexto actual, la crisis es un gran condicionante y lo que más influye a la hora de elegir unas oficinas es el precio, pero el sello verde es un valor extra, y los clientes, especialmente los extranjeros, lo demandan cada vez más», añade José Luis Pérez Álvarez, director de Proyectos y Mantenimiento de Colonial.

Así por ejemplo, proyectos arquitectónicos en sedes empresariales y edificios de oficinas para empresas como 3M, Siemens y CPS, realizados por Touza Arquitectos tienen en cuenta criterios de sostenibilidad. Sus socios Julio Touza Rodríguez y Julio Touza Sacristán, compartieron en el evento «Sostenibilidad para Retail, Oficinas y Hoteles» estos proyectos con los asistentes, destacando la importancia de los sistemas de control domótico e inmótico capaces de corregir malas prácticas en el comportamiento de los empleados de edificios diseñados con criterios bioclimáticos.

«Muchas compañías de prestigio incorporan en sus políticas RSC el respeto y mejora sobre el medio ambiente, sin duda para muchas de ellas ha pasado de ser un dato más de «imagen» a un factor de compromiso. Es un factor que va ser determinante en los años futuros» afirma Gerardo Giménez, director de arquitectura de Aguirre Newman.

Así pues, hoy una rehabilitación de oficinas que no vaya asociada a criterios de ahorro energético está totalmente fuera de lugar. «Actualmente la práctica totalidad de los procesos de rehabilitación para oficinas tienen asociado un componente de eficiencia energética- asegura Josep Mª Piqué– este componente irá en cada proceso en función de la tipología de cada edificio ya que dependiendo de las características de base de los inmuebles se pueden aplicar más o menos medidas en este sentido».

La normativa aplicable reflejada al Código Técnico de la Edificación (CTE) actual ya implica ciertos factores de sostenibilidad que cumplen de manera básica: la sostenibilidad mínima que debe tener un edificio (sistemas eficientes de climatización, alumbrado en fachada,etc…). «Aquellas propiedades que no desean invertir en mejorar las mínimas condiciones van a tener que mejorar sus edificios a corto plazo, será un factor determinante equiparable como lo fueron: suelo técnico, falsos techos microperforados acústicos, altura entre plantas, geometría en las zonas comunes de plantas, optimización del espacio de oficinas, etc…» afirma Gerardo Giménez. Las inversiones en sostenibilidad se miden por el retorno en años más que por la cifra de inversión inicial. «Una buena estrategia de inversión en sostenibilidad puede ser clave en poder ofrecer un edificio con mejores prestaciones» asegura Giménez.

En este sentido han surgido en los últimos tiempos compañías como la consultoría energética SinCeO2, con María Cubillo al frente que se dedican a realizar estudios energéticos para empresas para identificar oportunidades de mejora, evaluar qué equipos hay que sustituir y gracias a la monitorización del consumo cuantificar los ahorros por secciones.

Los propietarios más institucionales (grandes patrimoniales, grandes promotores, fondos, aseguradoras, etc.) están más acostumbrados en pensar en este tipo de inversión, asegura Josep Mª Piqué «y están dispuestos a acometerla porque genera elementos diferenciadores que potencian las posibilidades de comercialización de los inmuebles y por ende potencian su recorrido» Sin embargo, los propietarios pequeños o particulares no tienen tanto esa sensibilidad. Y es que «no debemos olvidar que aunque son inversiones con retornos estimados, no dejan de ser inversiones en rehabilitaciones que implican CAPEX elevados y, actualmente, no todas las propiedades pueden disponer de ese capital para invertir» asegura Gerardo Giménez. Las propiedades con presencia internacional «van más allá de los mínimos exigidos en el CTE, seguramente conscientes del factor competitivo y diferencial sobre activos de la competencia que se generan aparte del compromiso medio ambiental» asegura.

Por otra parte, la oferta en España de edificios de alta eficiencia y con certificaciones energéticas es más bien escasa. «No son los edificios más demandados a causa de la alta eficiencia pero sí lo son porque normalmente un edificio con alta eficiencia significa que es un stock nuevo (o rehabilitado) y de alta calidad» asegura Piqué de Aguirre Newman.

Asimismo, los certificados de sostenibilidad tipo LEED o BREEAM permiten dar mayor prestigio a los edificios que lo obtienen y hacer visible de manera evidente el compromiso sostenible de las compañías que los obtienen. España está en la fase de convencimiento que es un valor añadido y ya casi necesario, así muchas propiedades ya planifican sus rehabilitaciones con el objetivo de orientarse a la posible obtención de estos certificados para conseguirlos y disponer de ellos a corto plazo.

«Cualquier inversión en eficiencia y sostenibilidad que genere un retorno a corto-medio plazo, permite a un edificio facilitar los compromisos medioambientales y sostenibles que incorporan en sus políticas RSC las empresas que lo ocupan y permite optimizar muchos costes repercutibles a sus usuarios, siendo aspectos claramente diferenciador y competitivos frente al resto dentro del mercado inmobiliario actual» aseguran desde Aguirre Newman.

Sostenibilidad en Retail
La importancia del ahorro energético en el sector retail también es clave. Así se puso de manifiesto también en la mesa de ponencias sobre retail el pasado 27 de febrero en la jornada «Sostenibilidad para Retail, Oficinas y Hoteles» que contó con la intervención del presidente del Retail Design Institute, Manuel Hormigó quién identificó tres claves en el sector como son establecer que una firma no puede nacer y morir en el día de su apertura (el mercado cambia y una tienda debe renovarse continuamente), equilibrar las dinámicas comerciales y emocionales (establecer cómo ser capaz de atraer al cliente), y salir del área de confort ya que «o te mueves, o te mueres».

Por su parte, Lola Ripollés, presidenta de Construction Management Association of Spain (CMAS) explicó cómo se implantan sistemas sostenibles de control de energía, lectura de consumos y Tracker de ahorro en una gran corporación en expansión como es el caso de Primark (con ahorros anuales de más de 3,46 millones de libras), compañía donde actúa como project executive para la implantación de las tiendas en España.

Así, por poner un ejemplo, empresas como la cooperativa de supermercados Consum realizó durante 2013 inversiones ambientales por valor de 4,5 millones de euros dedicados a continuar con su Plan de Ahorro y Eficiencia Energética, consiguiendo una reducción del 10% en el consumo de energía por metro cuadrado.

 

Sector Hotelero
Según el ITH, Instituto Tecnológico Hotelero, un hotel de cien habitaciones con una inversión única de en torno a los 2.300 euros en sistemas de ahorro, como perlizadores y duchas reductoras de caudal, puede suponer un ahorro equivalente anual al volumen de agua de una piscina olímpica; además, la inversión se puede recuperar en poco más de seis meses.

Maite Cobo, directora de Instalaciones de AC Hotels by Marriot, señaló en el marco de la jornada sobre sostenibilidad que organizó el pasado 27 de febrero Grupo Vía cómo el objetivo «es optimizar y no hablar tanto de ahorrar, la clave es buscar el máximo confort con el mínimo de energía», destacó la importancia de elegir los equipos cuando la tecnología puede dar el máximo (siendo muy diferentes los resultados de LEDS del 2011 que de los desarrollados en 2013), analizó el plan de más de cinco millones de euros invertido en la remodelación del Hotel Cuzco en Madrid y los beneficios de poder conectar un hotel a una red central de District Heating & Cooling, como sucede en Barcelona en el [email protected] Por su parte, Marcos Tejerina, Engineering, Energy and Environment Manager de Meliá Hotels International explicó el sistema SAVE implantado en los hoteles de esta cadena y cómo analizar el ahorro en base al coste CO2 por cliente para identificar la eficiencia real al margen de la ocupación logrando por ejemplo ahorros en el último período del 6% por cliente y con un objetivo para 2014 de alcanzar el 7,8%. Por último, Mónica Chao, gerente de Medio Ambiente de NH Hoteles, compartió en el evento todas las medidas sostenibles que la cadena ha implantado desde en los materiales y amenities, a prácticas de movilidad sostenible, los proyectos de ecomeeting o la formación medioambiental de los trabajadores que les ha llevado a recibir varios reconocimientos del sector. También puntualizó cómo los planes de sostenibilidad «aún no son un factor de compra, si bien el cliente una vez que está en un hotel sí que lo valora como positivo reforzando los valores y la imagen de marca».

Al finalizar las diferentes mesas redondas de ponencias y casos de éxito, tuvo lugar un pequeño debate con todos los ponentes en el que se analizaron algunos aspectos como la relación entre confort y productividad, la incidencia de la sostenibilidad en el aumento de la facturación, la certificación energética de los hoteles, el volumen de gasto de la factura energética en una empresa, o cómo lograr cambios en el comportamiento de los trabajadores de una empresa.

 

Residencial:
En la actualidad, según datos del Ministerio de Fomento, más del 58% del parque edificado es anterior a 1980, hay 20 millones de viviendas que tienen entre 35 y 55 años y 6 millones más anteriores a 1960. Son viviendas sin aislamiento y con instalaciones obsoletas. Si bien en nuestro mercado no es todavía un elemento que marque diferencias significativas en cuanto a precio, debido a su reciente implantación, si lo será en un futuro tal como ocurre en otros mercados en los que lleva implantada más tiempo.

Los compradores y arrendatarios de vivienda cada vez tendrán más en cuenta el coste energético a la hora de decantarse por un inmueble, y la elaboración de esta certificación por parte de profesionales con amplia experiencia y capaces de dar al propietario de la vivienda recomendaciones, tanto para mejorar la eficiencia energética como para incrementar su valor, son hoy y serán todavía más en el futuro muy importantes, tanto en el mercado de compraventa como en el de alquiler.

Así, por ejemplo, Tinsa Certify inició en 2013 un acuerdo de colaboración con ANERR (Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma), con el objetivo de apoyar las actuaciones de rehabilitación de edificios, encaminadas a incrementar su valor y optimizar su eficiencia energética. En estas primeras actuaciones, destaca el proyecto PREI (Proyecto Piloto de Rehabilitación Integral) realizado sobre un edificio compuesto de un local y dos viviendas en la Calle Doctor Juan Bravo, 19 del barrio de Fuencarral en Madrid. En esta iniciativa, el objetivo era una reducción drástica del consumo de energía, realizando, tanto los informes de valor de mercado como su certificación energética, antes y después de la actuación. Tras este proyecto TINSA asegura que la rehabilitación de un edificio y la mejora energética que conlleva puede incrementar el valor de las viviendas en un 25%. La certificación de eficiencia energética es necesaria para vender o alquilar la mayoría de los inmuebles. La normativa obliga a todos los propietarios de viviendas, locales y edificios en venta o alquiler a obtener el certificado energético.

Las empresas patrimonialistas empiezan a despegar realizando rehabilitaciones energéticas en sus edificios, las que no lo hagan corren el riesgo de quedarse atrás.

Compartir...

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email