CASA EN MONTE EL PARDO DE SLOW STUDIO

Slow Studio

SLOW STUDIO

Trabajando como colaboradores internacionales, esta familia pasa buena parte del año fuera del país así que buscan un refugio donde pasar periodos de vacaciones cerca de los suyos y donde algún día retirarse.

El lugar escogido es la Sierra de Madrid, cerca de Monte el Pardo, a unos 30 kilómetros del centro de la ciudad donde encuentran un terreno con fantásticas vistas y orientación. Nuestros clientes prevén que su casa esté vacía buena parte del año así que quieren buscar la forma de amortizarla alquilando la vivienda cuando no están pero manteniendo un espacio privado.

Así, el encargo parte como una vivienda con dos zonas independientes pero que puedan convertirse en una sola en el futuro. La disposición en pendiente del terreno nos ayuda a solucionar ambas necesidades generando una casa en dos plantas con acceso desde el exterior independiente a cada uno de los niveles.

De este modo, la entrada se realiza desde la primera planta a través de una pasarela que resuelve el fuerte desnivel de los primeros metros de la parcela. En esta planta superior encontramos una habitación suite y otra habitación con baño, con previsión de dividirla en dos dormitorios individuales.

Además, se trata de una planta que puede quedar totalmente independizada de la planta baja, donde se ubican el estar-comedor, la cocina y un pequeño estudio que se puede convertir en dormitorio, todo en completa relación con el exterior.

ESTRATEGIA BIOCLIMÁTICA

Al tratarse de una casa compacta de dos plantas, buscamos la forma de garantizar una buena iluminación, asoleo y ventilación en todas las estancias a través de dos patios en el lado norte y sur de la vivienda.

El patio sur de la vivienda es clave para asegurar una buena ventilación natural sin incurrir en pérdidas energéticas. Se trata de un patio de doble altura con una fachada sur y una cubierta acristalada que se puede abrir o cerrar en función de la estación del año.

En invierno, el acristalamiento queda cerrado consiguiendo efecto invernadero que precalienta el aire natural del exterior. Como se trata de un patio de doble altura, tenemos en cuenta que la estratificación del aire caliente lo desplazará hacia la parte superior desde donde lo introducimos a la vivienda mediante unos sensores de CO2 que activan unos ventiladores ubicados en baños. Éstos absorben el aire y lo renuevan siempre que la vivienda está ocupada.

En verano, el acristalamiento se abre por completo y la ventilación pasa a realizarse a través de un pozo canadiense, un tubo de unos 30 metros de longitud que discurre por debajo de la casa a un metro y medio de profundidad y que consigue introducir aire en la vivienda a una temperatura de entre 15 y 20 grados durante los meses más cálidos del año.

Además, en verano, es posible humedecer el suelo del patio invernadero sur que se realiza mediante pavimento poroso y que contribuye a mejorar la sensación térmica de frescor.

Disponemos de buena captación solar con una clara orientación sur de la fachada que se abre con acristalamiento y protección solar para captar o protegernos del sol según la estación del año. Además, el hecho de que se trate de una vivienda de forma longitudinal nos permite aprovechar la fachada norte para generar ventilaciones cruzadas en todas las estancias de la planta superior. En la planta inferior, que queda semienterrada, la ventilación se garantiza gracias a el patio en la fachada norte.

La renovación de aire se lleva a cabo a través de los patios de forma que el aire se introduce en el interior a una temperatura superior a la exterior contribuyendo a reducir el consumo energético por renovación y sin necesidad de recurrir a sistemas complejos de ventilación mecánica forzada mediante recuperador de calor.

Resulta importante que el aire circule en condiciones normales, es decir sin necesidad de hacerlo pasar por máquinas complejas o filtros, que no solo alteren la calidad de ionización del mismo sino que puedan añadir agentes nocivos si las conducciones no tienen un mantenimiento adecuado o se llevan a cabo con plásticos termosensibles.

Además, el proyecto no solo tiene en cuenta la renovación de aire sino la propia calidad del ambiente interior evitando todo tipo de productos de acabado que contengan tóxicos que se emiten al aire interior en forma de componentes orgánicos volátiles -COV’s- que merman la calidad del mismo y aunque sea en pequeñas cantidades al tratarse de una emisión continua y a largo plazo genera un efecto de bioacumulación en los organismos de las personas y animales que habitan el espacio. Es por eso que se evitan todo tipo de barnices, colas y pinturas en toda la vivienda.

Compartir...

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email