El impresionante museo nuevo de Oslo: los proyectores de ERCO iluminan la colección de obras de arte de Munch más grande del mundo

En Oslo, la ciudad natal de Edvard Munch, se inauguró un nuevo e impresionante museo ubicado frente al mar, que alberga la mayor colección de obras de este artista noruego. Munch es considerado uno de los pintores simbolistas clave del siglo XX; su cuadro El grito es una de las obras más representativas del arte. La emblemática torre de 60m de altura, que ha sido diseñada por el arquitecto español Juan Herreros, cuenta con 13 plantas y 11 salas de exposiciones que presentan diferentes tamaños y alturas de techo. La flexibilidad artística que esto permite exigía un sistema de iluminación sumamente versátil, que pudiera responder a los diferentes requisitos de las exposiciones y de cada uno de los espacios.

 Una iluminación perfectamente adaptada

En el esquema de iluminación diseñado por Zenisk, empresa especializada en el asesoramiento de iluminación con sede en Oslo, casi todas las obras de arte están iluminadas por el sistema universal de proyectores Parscan de ERCO. Este sistema, que ha sido especialmente diseñado para museos, ofrece diversos tamaños, accesorios ópticos y nueve distribuciones luminosas intercambiables diferentes, que se pueden adaptar sin utilizar herramientas.

Estas características permitieron a Zenisk realizar un diseño adaptado a los requisitos de cada obra, así como reorganizar fácilmente las luminarias para los diseños de las exposiciones tanto temporales como permanentes. Existen distintos métodos de presentación para los diferentes tipos de obras de arte, que abarcan desde los cuadros grandes colgados sin cristal en la pared hasta cuadros enmarcados en cristal y obras en posición horizontal ubicadas en vitrinas.

Se instalaron unas 2500 luminarias Parscan con control DALI, de varias potencias (12W, 24W o 48W) y con una amplia selección de haces luminosos y accesorios, lo cual permitió también ofrecer el confort visual perfecto para los visitantes. «Utilizamos toda la familia de proyectores Parscan de ERCO para adaptar la luz perfectamente a cada obra y a cada situación de la exposición», nos explica Kristin Bredal, diseñadora jefe de Zenisk.

 

ERCO MunchMuseum Oslo 02

 

Estática y dinámica

La organización del edificio en dos zonas – estática y dinámica –, tuvo también su impacto en el enfoque de la iluminación. La zona estática alberga el arte y, entre otras medidas de protección, carece de luz natural. La zona dinámica es más abierta y cuenta con un amplio acristalamiento que ofrece al visitante vistas de Oslo.

Los visitantes entran en las salas de exposiciones pasando de estas zonas iluminadas con luz natural a espacios cerrados iluminados con luz artificial. Esta circunstancia dio lugar a intensas deliberaciones sobre el tiempo necesario para adaptarse de la luz natural al escaso nivel de iluminación que requería el arte. Zenisk quería diseñar la iluminación de tal modo que los visitantes no notaran la iluminación artificial de la sala, sino que experimentaran los espacios como si estuvieran iluminados de forma natural, con una orientación intuitiva.

«Queríamos que la obra de arte pareciera iluminada de forma natural, sin un enfoque visible y acentuado y, lógicamente, sin reflexiones ni deslumbramiento», nos explica Bredal. «Un principio importante para el museo y para nosotros era que las salas de exposiciones se percibieran luminosas y cómodas para permanecer en ellas, y no como salas oscuras con obras de arte que se presentan como iconos.»

«También era importante resaltar los colores puros y el brillo de las pinturas, los dibujos y los grabados de Munch», añade. «Por consiguiente, se puso especial énfasis en la calidad de la luz, la reproducción cromática, la distribución y el ángulo de la luz.»

Se aplicó una temperatura de color blanco cálido de 3000K en todo el conjunto. Era esencial conseguir una reproducción cromática excelente. «La reproducción cromática es la característica fundamental, y no cabe duda de que ERCO ofrece una calidad excepcional para lograrla», nos dice Bredal. Y, por supuesto, valoramos cualidades como la fluidez de la distribución luminosa, y características funcionales como la fácil sustitución de las ópticas.»

 

ERCO MunchMuseum Oslo 05

 

«La Mona Lisa de nuestro tiempo»

La obra central de la exposición es, indudablemente, El Grito, que Arthur Lubow, periodista y crítico de arte estadounidense, calificó como la «Mona Lisa de nuestro tiempo». Para ser más exactos, se presentan tres versiones de la obra de arte que creó Munch, colocadas en vitrinas que se abren por turnos durante el día, debido a su fragilidad y sensibilidad a la luz. La sala está completamente a oscuras, y cuenta con vitrinas pintadas de negro.

Las obras están iluminadas solo con 25 lux, y se aplica una regulación de contornos precisa, que se realiza con los proyectores Eclipse de ERCO. «Esto transmite la sensación de que la obra de arte emerge desde la oscuridad», nos cuenta Bredal. «La calidad y la reproducción cromática natural con luz regulada tenían que ser perfectas hasta los 25 lux. El resto de las obras de la exposición debían estar iluminadas de tal modo que esta obra principal no pareciera apocada en comparación con las demás.» Eclipse funciona de la manera más efectiva: una iluminancia elevada en la superficie a iluminar, a pesar de la baja potencia instalada. La luz solo se aplica donde se la necesita, sin dispersión, gracias a sistemas ópticos precisos y adaptados. Un ejemplo perfecto de iluminación sostenible centrada en la iluminación orientada a la percepción.

La colección, legada por Munch al gobierno noruego a su muerte, en 1944, está compuesta por más de 26.700 obras, entre las que se encuentran unas 1200 pinturas, y más de 42.000 piezas de museo: «La singularidad de las obras de arte, su visibilidad, la narrativa de su conservación, y la manera en que se percibían la sala y la disposición de las obras expuestas eran factores que debían confluir», nos explica Bredal.

«La manera en que se distribuye y equilibra la luz es, en realidad, el terreno donde nuestra profesión puede aportar un valor añadido a la experiencia. A menudo es sutil, pero significa mucho.»

 

Compartir...

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email