Hotel RIU San Francisco en Mallorca reabre reformado tras una inversión de 8 M

RIUsanfran800

RIUsanfran800

 

El emblemático Riu San Francisco ha reabierto esta Semana Santa para presentar a sus clientes un hotel completamente nuevo, con una imagen y estilo contemporáneo, tras el proyecto de reforma y modernización que culmina ahora después de seis meses de trabajo. La cadena RIU ha considerado que esta nueva imagen y ambiente relajado lo convierten en una opción ideal para disfrutar de vacaciones en pareja, por lo que desde su reapertura será un hotel ‘Solo para Adultos’.

Este cambio de imagen da respuesta al proyecto de RIU de mantener y aumentar la calidad de su oferta, al mismo tiempo que responde al Plan de Reconversión Integral de la Playa de Palma que busca impulsar la competitividad de la oferta turística de la isla de Mallorca.

El Hotel Riu San Francisco fue el primero de la cadena hotelera RIU. Desde 1953 se forjó en él la filosofía empresarial y de servicio que 60 años después todavía rige en los más de 100 hoteles que RIU tiene en 16 países. El Hotel Riu San Francisco se convierte de nuevo en referente para liderar ahora el proceso de renovación de la oferta del destino turístico que vio desarrollarse en los años 60 y 70.

El hotel ha aumentado su categoría a 4 estrellas plus y, gracias a la ampliación de una planta, ofrecerá ahora 165 habitaciones, frente a las 133 previas a la renovación. Arquitectónicamente el edificio ha mantenido su esquema pero se han reformado y modernizado integralmente todas las habitaciones y baños, jardines, solárium, piscina, zonas comunes y de restauración. A toda esta oferta se le ha sumado una zona wellness con gimnasio, sala de masaje y una pequeña zona de spa.

En cuanto a su imagen exterior el color predominante seguirá siendo el blanco, que ahora se combina con materiales modernos como el vidrio y el metal. La fachada principal, símbolo de esta innovación, se ha resuelto con un gran mural de líneas orgánicas; estas mismas líneas reaparecen también en zonas del interior como el bar salón o el comedor y de nuevo en el exterior, en la fachada del paseo marítimo. En cuanto al interiorismo, el hotel ha cambiado radicalmente: ha desaparecido la decoración clásica y tradicional para dar paso a una más moderna, de tonos claros, cálidos y acogedores que con los toques de color turquesa rememoran los tonos del mar de la Playa de Palma.

Compartir...

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email