«Es buen momento para comprar activos en rentabilidad infravalorados «, Entrevista a Vanesa Gelado, directora de Inversiones de Drago Capital

Entrevista a Vanesa Gelado, directora de Inversiones de Drago Capital

¿Cómo se ha percibido en sus despachos la nueva oleada de fondos internacionales que acuden a España para comprar activos inmobiliarios?

Como no puede ser de otra manera, de forma muy positiva. Es necesario que el mercado se normalice después de más de cinco años de caídas. Creemos que sería importante que el volumen de inversión en el sector inmobiliario terciario se acercase de nuevo a la media de los últimos 10-15 años, que está en torno a los €4.000 millones aproximadamente. España es la quinta economía europea y tiene que recobrar representatividad en el mercado inmobiliario del continente.

¿Cuál es la composición de la cartera inmobiliaria que Drago Capital gestiona en estos momentos?

La cartera inmobiliaria de Drago engloba más de 1.260 inmuebles. Tiene un valor bruto de €2.730 millones y genera rentas por valor de €156 millones. Comprende edificios de oficinas, activos residenciales, locales comerciales, apartamentos turísticos y hoteles. Cuenta con más de 615.000 metros cuadrados de superficie construida y 1,1 millones de metros cuadrados de suelo, a los que corresponden 156.500 metros cuadrados de edificabilidad.

 Los bancos también están vendiendo a compañías foráneas la gestión de sus negocios inmobiliarios ¿qué supone esa nueva situación?

Por un lado, creemos que va a suponer una profesionalización del sector y, por otro lado, también pensamos que es una apuesta clara por España por parte de los inversores extranjeros.

Si estamos en el momento más bajo del ciclo ¿Qué tipo de activos tienen mayor potencial? ¿cuáles son los que van a tener mayor recorrido al alza?

Durante los próximos meses creemos que es el momento indicado para comprar activos en rentabilidad infravalorados que tengan algún ángulo de gestión, como, por ejemplo, un porcentaje de desocupación o que precisen reformas.

Más adelante, creemos que será muy interesante invertir en proyectos de desarrollo, teniendo en cuenta por ejemplo que tanto en determinados segmentos del sector terciario (oficinas, en especial) y en el sector residencial apenas ha habido nueva oferta en los últimos años.

 ¿Hay movimiento del inversor nacional?

Entre 2002 y 2007, la inversión extranjera representó alrededor del 35% del volumen total de la inversión. Pero desde el comienzo de la crisis los inversores nacionales redujeron mucho su actividad y los inversores extranjeros la incrementaron, llegando a suponer aproximadamente el 60% del total de la inversión entre 2008 y 2013.

Pero también hay que decir que, de todas maneras, el inversor privado nacional sigue bastante activo, aunque con volúmenes de inversión bajos.

 ¿Cómo afecta a los procesos de compraventa la escasez de financiación actual?

Evidentemente, de forma negativa. No sólo la financiación es escasa sino que creemos que se está penalizando precisamente de más el riesgo inmobiliario. Los proyectos actuales son interesantes y tienen mucho sentido pero los bancos siguen con el grifo cerrado.

¿Cuál cree que es la salida ideal para la ingente cantidad de préstamos, residencial y terciario de no muy buena calidad?

Lo importante es que los bancos limpien sus balances de forma definitiva para que puedan retomar la senda de crecimiento y volver a prestar con ratios de capital solventes y fortalecidos. Para ello es fundamental que pongan freno a la morosidad y que emprendan procesos de quita ó venta que materialicen de una vez las pérdidas incurridas

¿Cree que está siendo positiva la implementación de la Sareb? ¿En qué podría mejorar?

Nos ha sorprendido muy gratamente el volumen de procesos de venta lanzados por Sareb.

Creemos que Sareb es un actor clave del sector inmobiliario español y que también gracias a ellos estamos en la mira de inversores institucionales internacionales muy potentes.

Nosotros pensamos que es importante que sopesen su actividad para no canibalizar sus propios procesos y que sigan generando el mismo nivel de interés como hasta ahora.

Drago Capital es una plataforma de inversión que se fundó en el año 2000. Desde entonces ha puesto en marcha 12 vehículos de inversión en España que engloban más de 1200 inmuebles, con un valor bruto de 2730 millones de euros. En 2008 adquirieron el edificio madrileño de Gran Vía 32 a Grupo Prisa y hoy lo están rehabilitando para recuperar su uso comercial, en él abrirá una tienda de la cadena de ropa Primark.

Compartir...

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email