Tarkett desarrolla la primera calculadora de carbono circular

Tarkett

El sector de la construcción es el responsable del 38% de las emisiones globales de CO2 y del 35% del consumo de energía, según la Agencia Europea del Medio Ambiente. Por este motivo, desde Tarkett, compañía líder mundial en soluciones innovadoras para suelos y superficies deportivas, reclaman tomar medidas tangibles para trazar un nuevo modelo de construcción más sostenible.

Este nuevo escenario más responsable debe ser capaz de integrar criterios de ecologismo y preservar los recursos naturales a medio y largo plazo. Con este reto en el horizonte, la empresa ha decidido lanzar la primera calculadora de carbono que contempla, en línea con la economía circular, el reciclaje de los suelos una vez que éstos han terminado su vida útil.

  • Esta herramienta contempla en sus cálculos la opción de reciclar el suelo una vez que finaliza su vida útil en lugar de desecharlo o incinerarlo
  • Recuperar estos materiales en lugar de incinerarlos supone ahorrar el 2,7 de la huella mensual de carbono de los ciudadanos europeos

Información precisa para crear conciencia

La nueva calculadora desarrollado por Tarkett demuestra que, al enviar un suelo a reciclar en lugar de a incinerar, ahorra 3,2 toneladas de CO2. Esto significa el equivalente a 20 vuelos de ida y vuelta entre París y Londres o a 16 árboles capturando carbono durante 20 años. A nivel de personas, supone el 2,7 de la huella mensual de los ciudadanos europeos.

Por tanto, la nueva herramienta permite a los compradores y productores de suelos crear conciencia sobre la economía circular, mostrando el ahorro de carbono que supone la incineración frente al desecho de los suelos en un vertedero.

Esto ayuda a comprender el impacto que causan los materiales de los que se compone un suelo determinado a lo largo de su ciclo de vida completo, desde su construcción hasta el final de su vida útil. Además, calcula los diferentes escenarios de reciclaje tras su uso. Se trata de la primera calculadora que incluye todo este proceso en sus cálculos.

Esta plataforma, que ofrece información precisa, detallada y fácil de obtener utiliza datos verificados por terceros, disponibles en las Declaraciones ambientales de productos (DAP en ES o EPD en inglés) de la empresa. Para saber el impacto que produce un suelo determinado se debe entrar en la web www.profesional.tarkett.es e introducir la vida útil de un edificio, además de los metros cuadrados del suelo a calcular.

Con el objetivo de dar a la calculadora de carbono de Tarkett la máxima visibilidad y dirigirse al público adecuado, la compañía ha decidido dirigir su herramienta a diferentes sectores. De esta forma, se pueden ingresar los datos de suelo según el segmento al que pertenezca cada edificio en construcción, pudiendo calcular el CO2 que produce un suelo destinado a sanidad, educación, espacios de trabajo, edificios de viviendas, hostelería y áreas comerciales.

Cuando se habla de sostenibilidad, la proactividad cobra especial relevancia, puesto que “estamos en un contexto en el que no podemos esperar a que sea demasiado tarde. Debemos ser, en nuestro ámbito de actuación, agentes del cambio” asegura Marco Cordeiro, director General de Tarkett Iberia. Hay sectores que ya han comenzado esa transformación, pero otros, como la construcción, por la complejidad de involucrar a todos los eslabones de la cadena, avanzan más lentamente hacia una verdadera economía circular.

Calcular la huella de carbono hace posible identificar las fuentes principales de emisiones en un producto, lo que muestra el potencial para la optimización y evitación. Reciclar los suelos viejos de forma sostenible reduce las emisiones de carbono. “Desde Tarkett, estamos medidas importantes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en toda la cadena de valor y se tiene pleno compromiso con nuestros clientes en la transición hacia las bajas emisiones de carbono”, concluye Cordeiro.

Compartir...

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email